verano

Las vacaciones, el calor y los planes de ocio veraniegos nos empujan a comer y beber más de lo que nos podríamos permitir. El verano es una época del año en la cual relajamos nuestros rutinas alimentarias y en la cual llevamos un cierto descontrol de los horarios de comida. Las cantidades son también abundantes, sobre todo en alimentos ricos en hidratos de carbono (pintxos, cervezas, helados). Por ello, en este post te sugerimos 5 trucos para que puedas comer sano y recuperar tu rutina habitual alimentaria.

Para empezar te recomendamos que incluyas en la cesta de tu compra verduras, hortalizas variadas, legumbres y pastas de arroz integral. A estos alimentos se puede añadir otros ricos en proteínas como pescado, mariscos, carne y huevos. No olvides usar un aceite de oliva virgen extra para condimentar tus ensaladas frescas. Una vez allñá organizado la compra semanal, el siguiente paso es el de planificar bien las comidas del día.

Una de las comidas esenciales para empezar bien la jornada es si duda el desayuno. En este apartado te recomendamos que apuestes tu comienzo del día por tés fríos y yogures con copos de avena, a lo que puedes añadir para otro día una tostada de pan de centeno con pavo y rodajas de tomate. Durante la semana puedes alternar también desayunos que incluyan bebidas como un batido de zanahoria y mango, sin olvidarnos del habitual café con leche que siempre acompaña nuestras mañanas.

desayuno

Otro de los inconvenientes del verano es el picoteo entre horas. Por ello es importante que controles la cantidad y frecuencia de los mismos. Según apunta un estudio, lo ideal  es realizaral menos 4 ó 5 ingestas diarias  de alimentos en menor cantidad y procurar no estar más de 4 horas sin tomar ningún alimento, dejando los tentempiés para la mañana y por la tarde comer un pieza de fruta fresca, un yogurt o un puñado de frutos secos, que además, nos ayudarán a reducir los niveles de colesterol malo.

No podemos olvidar que durante el verano habitualmente comemos y bebemos en exceso, lo cual aumenta la retención de líquidos, y en consecuencia nuestro peso. Es por ello esencial beber suficiente agua (al meno, 1,5 o 2 litros al día). Junto a ello te recomendamos hacer algo de ejercicio para mejorar la circulación y ayudar, de este modo, a que tu cuerpo se deshaga de ese extra que ha acumulado durante le verano y no nos hace ningún bien.

Por último, la alimentación equilibrada no deja de ser un mandamiento aplicable no solo tras el verano si no también a lo largo del año. En definitiva, una propuesta culinaria que incluya tanto fruta, verduras, legumbres, carne roja y por supuesto pescado. Una buena manera de seguir una alimentación variada y equilibra es planificar las comidas semanalmente y seguir un estricto orden alimentario.

En el entorno de nuestro hotel también dispones de bidegorris que te permitirán hacer ejercicio y recuperar  tu línea tras la plácida época estival. Además, este domingo puedes sumarte al evento Bilbaosinmicoche donde podrás disfrutar de un atractivo paseo lento en bici con tus txikis por la calles de la ciudad.

bicis

0 Comentarios

Deja tu comentario